jueves, 16 de marzo de 2017

Periódico CARRIÓN. Ruta 15

Datos de la Ruta 15: Sahagún el Real (Paredes de Nava)-Fuentes de Nava
(Rodeando La Nava)

Inicio:   Sahagún el Real (Paredes de Nava)
              Latitud: 48º 08’ 02” N
              Longitud: 04º 42’ 31” W
Final:    Puente de Fuentes de Nava
              Latitud: 42º 05’ 09” N
              Longitud: 04º 47’ 51” W

Accesos: Nuestro punto de partida será el puente de Sahagún el Real, en el término municipal de Paredes de Nava. El final de la ruta será el puente de Fuentes de Nava, en la carretera P-942, a medio kilómetro del pueblo.

Mapas: Topográfico Nacional de España 1:25.000. Hoja 273-I
Distancia: 6,9 Km. (Solo ida)
Dificultad: Baja
Estado de los caminos: De tierra perfectamente compactado.




Recorrido

Iniciamos nuestra ruta en el puente de Sahagún el Real. Continuamos por el Ramal de Campos, por terrenos llanos trazando una amplia curva al norte del terreno que ocupó la laguna de La Nava.

Utilizaremos la margen izquierda, aunque ambas están en buen estado, y seguimos por un terreno en el que no fue preciso construir esclusas, por lo que las únicas construcciones que nos vamos a encontrar son algunas edificaciones, puentes, acueductos y otras obras menores, así como el moderno enlace del trasvase Cea-Carrión.

Nos despedimos de Paredes de Nava con la vista de sus torres y silos, en nada más comenzar el camino pasaremos casi sin darnos cuenta por el acueducto del Dujo, casi tapado por la maleza y sin pretiles. Solamente un kilómetro y medio después, el acueducto de Carrular, también nos puede pasar desapercibido. A nuestra izquierda iremos viendo los llanos terrenos que en su día se inundaban formando la laguna endorreica de La Nava, el “mar de Campos”.

Una recta de algo más de un kilómetro y llegamos al puente de Nevilla o de Paredes. Seguimos nuestro camino girando hacia el oeste, y llegaremos al acueducto del arroyo Melgar, con doble bóveda y pilar intermedio, con aletas y pretiles en sillería de piedra caliza.

En algo menos de tres kilómetro llegaremos al acueducto del Arroyo Mayor o del Retortillo. Construido en sillería de piedra caliza, sus tres arcos escarzanos permiten al canal salvar el cauce del arroyo Mayor o río Retortillo. A la entrada del acueducto una toma con compuerta de regulación alimenta un cuérnago que desagua en el río y que permite regular el cauce del mismo y el nivel de las aguas en la cercana laguna de La Nava. Pasado el acueducto, unas modernas compuertas de regulación impiden la navegación. Los pretiles en sus extremos se abocinan en forma de cuarto de círculo, dando al conjunto un aspecto de fortaleza.

Menos de un kilómetro nos separan del puente del Deseo. Construido en ladrillo macizo con refuerzos de piedra caliza, permite el paso sobre el canal de la carretera P-951 de Paredes de Nava a Frechilla. En algunas de sus esquinas se conservan los hierros que las protegían del roce de cuerdas y cadenas de las barcazas.

Caminamos por uno de los tramos más áridos del canal de Campos, y en cuatro kilómetros llegaremos a la conexión con el trasvase Cea-Carrión, una de las mayores obras hidráulicas de finales del siglo XX. Sus 47 kilómetro que discurren por las provincias de León, Valladolid y Palencia, permiten aportar agua del embalse de Riaño a la cuenca del río Carrión. Un ingenioso sistema de modernas presas permite que el agua fluya por el Canal, tanto en dirección Medina de Rioseco, para terminar en el río Sequillo, como en dirección Paredes de Nava para finalizar en el río Carrión en Calahorra de Ribas.

Tras pasar junto a un moderno puente, y por el acueducto de Carracea, bajo cuyo arco rebajado, pretiles y aletas de sillería de piedra caliza, pasa el camino de Fuentes a Villalumbroso, y un pequeño arroyo, llegaremos al puente de Fuentes de Nava, junto al que se conservan unos viejos almacenes y viviendo, así como el ensanchamiento del cauce que servía de embarcadero.


Qué ver en las proximidades

Nuestra ruta finaliza en el puente de Fuentes de Nava, a un kilómetro escaso del centro del pueblo. Durante el recorrido por el Canal nos habrá acompañado en la distancia la vista de la esbelta torre de la iglesia de San Pedro, conocida en estas tierras como la “linterna de Campos”. De estilo renacentista, sus 65 metros de altura formados por cuatro cuerpos del siglo XVI rematados por una extraordinaria linterna hexagonal del XVII, son visibles desde muchos kilómetros de distancia en estas llanuras de las Tierra de Campos y de la Nava. En su interior el retablo mayor, atribuido a Juan de Balmaseda, con pinturas de Pedro Berruguete y Juan de Villoldo. En el otro extremo del pueblo, la iglesia de Santa María, del siglo XVI con reformas en los dos siglos siguientes, destaca por su portada gótica estilo Reyes Católicos. En su interior su artesonado mudéjar policromado de estilo castellano, su retablo con una Asunción de Alejo de Vahía y un buen ejemplar de órgano ibérico.

A tres kilómetros del pueblo, en la Laguna de la Nava, podremos observar, según la época del año distintas especies de aves que utilizan el humedal como zona de paso o de cría. En el pueblo funciona el Centro de Interpretación que conviene visitar antes para entenderlo mejor.

Frechilla, se encuentra a seis kilómetros por la carretera P-944. Desde mucho antes de llegar al pueblo divisaremos la maciza obra en ladrillo de su iglesia de Santa María. Reconstruida tras un incendio en el siglo XVI por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, en su interior destacan su retablo mayor barroco en madera sin dorar y el órgano ibérico.

Otros  seis kilómetros nos separan de Autillo de Campos, un pequeño pueblo en el que destaca su iglesia neoclásica de Santa Eufemia (siglo XVIII) y su esbelta torre exenta de cuatro cuerpos. Un una capilla que ocupaba el solar de ésta iglesia, se produjo en 1230 la unión definitiva de los reinos de León y Castilla, al ser coronado rey de ambos Fernando III el Santo, al abdicar en él su madre la reina Doña Berenguela.

Historias del Canal

Estamos ahora recorriendo la parte más moderna del Canal de Castilla. Las aguas habían llegado al Sahagún el Real el año 1836, y tras más de seis años paradas entre otros motivos por la guerra carlista, se reanudaron el año 1842, ya bajo la responsabilidad de una empresa privada a la que se había concedido en el año 1831 la gestión del Canal con la obligación de terminar las obras. Para ello, las Cortes tuvieron que aprobar en 1841, una ley por la que se autorizaba al gobierno a negociar una acuerdo con la empresa del Canal, representada por el empresario Alejando Aguado. En dicho acuerdo se llegó a la conclusión de que no era viable ni rentable la continuación del ramal Norte desde Alar del Rey a Bolmir, y se acordó que la compañía debería únicamente terminar las obras del Ramal de Campos hasta Medina de Rioseco, y mantener el resto de lo realizado, a cambio de la concesión de la explotación del Canal durante 70 años, a partir de la finalización de  las obras.

¿Dónde está?

Si has puesto atención en el recorrido nos podrás decir dónde está hecha esta fotografía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada